No basta con una disculpa

No basta con una disculpa

Día a día todos nosotros somos un universo andante de ideas, de pensamientos que culminan en diferentes acciones que son «guiadas» por las decisiones que tomamos, y estas últimas las realizamos tomando en cuenta a veces pocas cosas y otras nunca se concretan por tomar en cuenta muchas.

En ocasiones estamos tan inmersos en nuestras actividades que al final descuidamos lo más importante.

Cuando ocasionamos daño físico o verbal, solemos pensar que con una disculpa bastará para que todo vuelva a ser como antes, sin embargo, no es así.

No basta con una disculpa porque la otra persona no sanará solo con esa frase, puede pasar la falta pero su mente, su corazón y su perspectiva sobre nosotros, cambia y seguirá empeorando si no hacemos algo al respecto.

“La sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado”

(1 Juan 1:7)

Dios es misericordioso y nos ve desde los cielos en cada acto que realizamos y como dice la primera de Juan 1:7, nos limpia de todo pecado pero no basta con eso, se requiere un arrepentimiento real, sincero y sobre todo, emprender el camino al bien.

Por eso no basta con una disculpa, hay que actuar, hay que buscar el camino de Dios, sus enseñanzas y aprender de él.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.